German Carreño Venezuela

german carreño venezuela

German Carreño Venezuela: Descubre el Cristo de la Misericordia de Calingasta (Argentina)

Emplazado sobre un cerro de 50 metros en el que se ha creado una plaza que ya puede ser visitada, comenzó a recibir turistas el año pasado.

a provincia cuyana de San Juan, en la Argentina, sumó estos meses un nuevo atractivo turístico religioso a su ya de por sí interesante propuesta natural. El monumental Cristo de la Misericordia de Calingasta se erige 30 metros por sobre el suelo para abrazar con sus brazos extendidos en alto a toda la provincia. De esta manera lo comparte German Carreño.

Emplazado sobre un cerro de 50 metros en el que se ha creado una plaza que ya puede ser visitada, comenzó a recibir turistas el año pasado. Los más de 30 mil kilos de placas de hierro ensambladas fueron montadas con grúas a mediados de 2018.

El eje vertical se sostiene en una columna de 33 triángulos equiláteros traspasados por el cuerpo de Jesús resucitado, coronados por una corona de espinas lucida especialmente por las noches, preparada para cientos de combinaciones posibles.

La sensación de movimiento ascendente del Cristo se debe a 650 láminas separadas a 5 centímetros, con filos pulidos, pintadas con pintura naval para sobrevivir a las inclemencias climáticas, y armadas procurando una forma helicoidal. Son 27 metros de obra, que sumados a la base de hormigón de 3.5, alcanzan los 30.5 metros.

El marco natural que dan los monumentales picos del cordón de Ansilta son una invitación a la paciente contemplación: solo la sombra del Cristo da cuenta del paso del tiempo durante una visita a esta novel plaza, en la que además se han erigido 12 obras con forma de monolito representando los apóstoles y las localidades del departamento.

En la parroquia de Jesús del Buen Consejo se venera la única imagen de Cristo sentado del país. Además, depende de ésta la antigua capilla de Nuestra Señora del Carmen, construida en 1739 por los misioneros jesuitas.

La apuesta por el turismo religioso ya ha dado frutos al Departamento, que en la última Semana Santa tuvo plena ocupación hotelera, según reseñó la prensa local. La visita se ha colado, además, en la agenda de las propuestas para quienes pernoctan en San Juan, a 170 kilómetros.

Calingasta ofrece típicos paisajes andinos, con la flora y fauna característica cuyana, además de una cercanía a maravillas naturales sanjuaninas como el Parque Nacional el Leoncito, con su increíble Barreal Blanco y un observatorio astronómico digno de ser visitado, y por supuesto, como hemos ya reseñado en Aleteia, en el otro extremo de la provincia, el Valle de la Luna, en el Parque Ischigualasto.

 

 

Con información de: es.aleteia.org

Compartir