German Carreño Venezuela describe las minas más bellas del mundo

german carreño venezuela

German Carreño Venezuela describe las minas más bellas del mundo

Muchas de ellas inactivas y abandonadas, por su hermosura se han convertido en espectaculares museos subterráneos.

Nunca pensaste hacer turismo visitando unas minas, después de ver estas minas, las más bellas del mundo seguro que tendrás ganas de un paseo bajo tierra. A continuación German Carreño comparte los detalles.

Minas de plomo Bonne Terre en Missouri (Estados Unidos)

Abierta por los franceses en 1860 después de haber descubierto plomo en el lugar, se la llamó Bonne Terre (buena tierra) y en torno a ella creció una ciudad que actualmente es llamada de la misma manera.

Después del uso de bombas para la excavación, la parte inferior quedó inundada con agua dulce que hoy se ha convertido en un parque acuático donde se practica sobre todo el buceo.

Mina de sal de Bochnia en Polonia

Se cerró en la Segunda Guerra Mundial y luego fue abierta como monumento histórico, considerada Patrimonio Nacional de la Polonia y desde el 2013 Patrimonio de la Humanidad según la UNESCO.

Mina de sal de Turda en Rumanía

Abandonada en 1932, increíblemente se convirtió en un parque de diversiones después de su apertura en el 2010. Tiene alrededor de 45 km2 y hasta un lago dentro donde se puede remar en bote. Y no sólo eso, también posee un centro «wellnes» con piscina, spa y hasta un anfiteatro.

Mina de sal Wieliczka en Polonia

Se encuentra muy cerca de la ciudad de Cracovia resale al siglo XIII y posee 287 kilómetros de túneles excavados y 320 metros de profundidad.

Entre tantos pasadizos y grandes salas de sal podemos encontrar tres capillas, varias estatuas y candelabros tallados a mano con sal de roca y un lago subterráneo increíblemente iluminado.

Mina de carbón Blegny en Bélgica

Declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Excavada en el siglo XVI, es la última mina de carbón de la ciudad de Lieja que fue cerrada en 1980 y en el mismo año abierta al público como museo didáctico, dónde el visitante puede aprender sobre el proceso de extracción del carbón e imaginar el duro trabajo y las condiciones de vida de un minero.

Mina de sal Zipaquirá en Colombia

También llamada la Catedral de sal, su historia está ligada a la vida de los muiscas o chibchas, un pueblo indígena que mucho antes de la llegada de los conquistadores españoles, empleaban la sal extraída de las minas de la región para su alimentación y el intercambio comercial. Años después, estas minas fueron explotadas artesanalmente, pero solo fue hasta 1932, cuando gracias a la devoción cristiana de los campesinos mineros cuando construyó una capilla en un socavón y luego se hicieron los diseños para una catedral.

Mina de sal de Praid en Rumania

Es una de las minas de sal más grandes de Europa. Sus comienzos datan del 1200, y la explotación intensiva comenzó en 1700. Tiene cuatro túneles dividido en varios niveles. El primer nivel, es el más turístico, equipado con una extraordinaria iluminación, allí podemos encontrar: juegos infantiles, restaurante, mesas de billar, campos de deportes, banquetas para descansar. En esta mina también se puede practicar espeleología o asistir a una misa subterránea en su capilla ecuménica.

Mina de sal Kewhra en Pakistán

Estas increíbles minas de sal rosa se encuentran entre Islamabad y Lahore y se dice que supuestamente fue descubierta por Alejandro Magno, durante la campaña india cuando sus caballos enfermos lamieron las piedras que se encontraban allí y se curaron. Pero la mina como la vemos actualmente fue creada en 1872.

Es la segunda mayor mina de sal del mundo, tiene aproximadamente 1 km de largo y cubre la mitad de la demanda anual de sal de Pakistán con 385 mil toneladas. Dentro cuenta con su propia mezquita, y posee increíbles miniaturas de famosos edificios paquistaníes hechos en cristal de sal.

 

Con información de: es.aleteia.org

Compartir