German Carreño enlista ocho lugares Patrimonio de la Humanidad en 2019

german carreño venezuela

German Carreño enlista ocho lugares Patrimonio de la Humanidad en 2019

Éstos son solo ocho de los lugares que fueron declarados como patrimonio de la humanidad para este 2019. A continuación German Carreño los describe.

 

Arquitectura de Frank Lloyd Wright (Estados Unidos)

El gran arquitecto estadounidense del siglo XX, Frank Lloyd Wright, pasa a integrar la lista de profesionales de este sector que la UNESCO reconoce como Patrimonio de la Humanidad. Si bien no llega a los 17 edificios reconocidos como tal que ha alcanzo el francés Le Corbusier, Lloyd Wright tendrá ocho en la lista, destacando entre todos el Museo Guggenheim de New York.

Jarras megalíticas de Xiengkhouang (Laos)

Laos, un país del sudeste asiático, ya cuenta con tres entradas en el Patrimonio de la Humanidad, siendo la última de ellas las jarras megalíticas de Xiengkhouang. Estos monumentos de piedra no son jarras, sino tumbas de forma poco común y de origen poco conocido, fechadas las más antiguas en torno a la Edad del Hierro, y que ocupan una gran extensión de terreno en el centro del país.

Colinas del Prosecco de Conegliano y Valdobbiadene (Italia)

Conegliano Valdobbiadene son dos localidades italianas de la región del Veneto que representan fielmente el paisaje vitícola de la zona, pequeñas colinas llenas de viñedos. De esos viñedos y esas bodegas sale el prosecco, un vino blanco y espumoso que se ha vuelto muy popular como sustituto del champán en las celebraciones, por aquello de que es más fácil para beber y sobre todo más barato.

Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria (España)

De la reunión de la UNESCO en Bakú sale un nuevo Patrimonio de la Humanidad para España: el yacimiento arqueológico de Risco Caído y las Montañas Sagradas. La UNESCO ha reconocido no solo la gran riqueza paisajística de este lugar en el corazón de Gran Canaria, sino también su gran valor arqueológico, en reconocimiento a los primeros pobladores de la isla y la evolución de estos a lo largo de 1500 años.

Minas históricas de Krzemionki (Polonia)

En la región montañosa de Witokrzyskie, a medio camino entre Varsovia y Cracovia, se encuentran las minas históricas de Krzemionki, ahora reconocidas como Patrimonio de la Humanidad. Históricas porque datan de la Edad de Bronce, pero pese a su antigüedad se conservan a la perfección, lo que nos permite conocer de primera mano como el hombre extraía el sílex hace miles de años.

Bosques Hircanos (Irán)

A lo largo de la costa sur del mar Caspio, en lo que viene a ser el norte de Irán, se puede encontrar estos llamados Bosques Hircanos que se extienden a lo largo de más de 55 mil kilómetros cuadrados. De gran historia, pues ya existían en el periodo terciario, se encuentran en peligro y el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad ayudará a su importante y necesaria conservación.

Observatorio Jodrell Bank (Inglaterra)

Jodrell Bank es un observatorio astronómico que se encuentra a una hora de camino al sur de Manchester. La UNESCO ha querido reconocer su importancia en la labor científica, con un papel primordial por ejemplo en la investigación de los quásares y los púlsares, y también en la divulgación, ayudando a las personas de a pie comprender mucho mejor el universo que nos rodea.

Academias neo confuncionistas de seowon (Corea del Sur)

Un seowon era un edificio coreano que servia tanto de escuela para la aristocracia como santuario confuciano. Los primeros datan del siglo XV y estuvieron activos hasta el siglo XIX, si bien varios de ellos todavía se conservan, especialmente en el centro y sur del país. En total, nueve de estos seowon son los que han recibido el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad.

Santuario de Bom Jesus en Braga, y Edificios reales de Mafra (Portugal)

Y terminamos con el repaso al nuevo Patrimonio de la Humanidad con las dos entradas que nos quedan, ambas dentro de Portugal. Por un lado, el Santuario de Bom Jesus, la gran joya arquitectónica de la ciudad de Braga. Y por otro, los edificios reales de Mafra, que se construyeron entre los siglos XVII y XVIII al norte de Lisboa por orden de Jorge V, para uso y disfrute de él mismo y el resto de familias reales lusas.

 

Con información de: porconocer.com

Compartir