German Carreño describe Andorra en invierno

german carreño venezuela

German Carreño describe Andorra en invierno

Las estaciones de esquí son el mayor atractivo turístico de Andorra. Grandvalira y Vallnord son las más importantes de la zona y se preparan con meses de antelación para la llegada de turistas. Sin embargo, el Principado esconde muchas más actividades.

Aunque aún quedan algunos meses para que Andorra vuelva a teñirse de blanco, son muchas las personas que ya han reservado unos cuantos días para esquiar. Por regla general, las puertas de las estaciones de esquí abren a finales de noviembre. Los amantes de este deporte, sin embargo, pueden disfrutar de otras muchas actividades.  A continuación German Carreño comparte los detalles.

Mushing en Andorra

Una de las actividades más desconocidas que se puede realizar en el Principado es el mushing. Es posible que por el nombre no caigas en lo que es, pero seguro que has visto cientos de películas en las que lo practican. Este deporte de invierno, que cuenta con muchos años de historia, consiste en carreras de trineos tirados por perros.

Otras actividades en Andorra

Si buscamos algo que hacer con toda la familia, entonces no nos podemos perder Tobotronc, en Naturlandia. Se trata de unos trineos con capacidad para dos ocupantes que se deslizan por vías de acero y que se adentran en el bosque. Quien se sienta detrás tiene el control del trineo mediante dos palancas que permiten frenar o dejarse llevar por la inercia del descenso. Diferentes señales recomiendan reducir la velocidad en diferentes tramos.

Su recorrido es de 5,3 kilómetros en total y cuenta con un desnivel de 400 metros. Asimismo, el Tobotronc permite hacer un viaje por el bosque de La Rabassa y conocer a fondo la naturaleza. Una propuesta de diversión segura, respetuosa con el medio ambiente y que guarda emociones y diversión para todos los públicos.

Un plan cultural

Si os cansáis de esquiar o hacer mushing, recomendamos visitar con los más pequeños de la casa el Museo de la Electricidad y el Museo Nacional del Automóvil, ambos ubicados en Encamp. En el primero, que cuenta con tres espacios diferentes, se pueden realizar experimentos y recorrer la historia de la electricidad en Andorra.

Por otro lado, el Museo Nacional del Automóvil muestra la evolución de los vehículos a lo largo del tiempo. La visita permite descubrir cómo se utilizaban para el transporte de personas y mercancías.

 

 

Con información de: revistaiberica.com

Compartir